En un predio sobre la vía Guaymaral, desde hace unos 20 días habían dejado un yegua con su potro en estado de abandono por las condiciones en que se encontraba, sin alimentación adecuada y practicamente sin agua.

La yegua cojea a mucho porque tenía una herida sangrante en un su pata delantera derecha, sin ninguna curación y se veía muy infectada, un caso evidente de maltrato animal por el descuido y la falta de atención de quien la había dejado allí.

Ante esa situación un ciudadano de la zona reportó el caso a Natalia Parra, Directora de la Plataforma ALTO, quien recomendó a Adriana Espinosa de FUPAAL para que pudiera ayudar, especialmente por su conocida gestión en los rescates por maltratos a caballos en Bogotá y la Calera.

Por esa misma vía se contó con el interés de Karen de Colectivo Cundinamarca que contactó a Bertha Guarnizo, funcionaria del IDPYBA, quien amablemente orientó al ciudadano y estuvo siempre muy atenta y diligente con el seguimiento de la denuncia interpuesta ante el nstituto para que atendiera el caso.

Finalmente, tras dos visitas del IDPYBA al lugar donde se encontraba la yegua y el potro se contó con la atención de Jonathan Ramírez del IDPYBA para realizar el rescate definitivo el 15 de marzo.

Se espera que con la denuncia interpuesta, la fiscalía haga la investigación y proceda con la aplicación efectiva de la ley 1774.

Es de mencionar que a pesar de haber interpuesto la denuncia, el IDPYBA no actuó desde el primer momento con el rescate aún dadas las evidencias suficientes del estado de la yegua, y que una de las razones fuese que la policía no procediera sin un inspector que debía estar allí presente, situación que no debiera faltar y no perder así tiempo valioso en el que se está en juego la salud y hasta la vida misma de los animales.

Gracias a la colaboración conjunta de las personas mencionadas este caso fue resuelto por el bien de la yegua y su potro.